Te dicen que tienes que limpiarles la boca con una gasa humedecida con agua una vez al día. Y cuando lo intentas, a tu bebé le incomoda, llora o directamente no te deja. 👼🏼

 

Si te ocurre, deja que te echemos una mano y acepta un par de trucos para mantener sana esa boquita. Que además te servirán para aprender a disfrutar con la nueva rutina junto a tu bebé. 🤱

 

Es lógico que si no lo has hecho desde su nacimiento, al bebé le resulte extraño que le metas el dedo en la boca para frotar suavemente entre las encías y los labios. Necesita acostumbrarse.

 

¿Cómo hacerlo entonces? Por imitación y jugando.

 

🟣 A los bebés les llama la atención lo novedoso: aprovecha y ponéos delante de un espejo. Coge dos gasas, una para ti y otra para tu bebé, y empieza por tu boca. Haz como que la limpias. Después, inténtalo con la suya. Verás como se anima a hacerlo también.

 

🟣 Aprender jugando: todos los días a la misma hora, llega la hora de jugar a limpiarse los dientes. Ayúdate de juegos, gestos delante del espejo, canciones y risas, muchas risas.

 

Así que, relájate, reserva un rato cada día a la misma hora para jugar e introduce con naturalidad, amor y paciencia esta nueva rutina. Lo mejor es convertirlo en un momento de complicidad y amor entre ambos. 🕢

 

Si el primer día no sale, no pasa nada. Verás pequeños avances enseguida.

 

Cuéntanos, ¿ya tenéis una rutina para la higiene bucal de tu peque? Comparte tu truco con otras mamás en comentarios. 👇

Comentar

Idioma:

Treballa amb nosaltres