Como padres, resulta muy preocupante ver cómo la boca de nuestros hijos se llena, a veces, de llagas o heriditas, y ver cómo estas reaparecen una y otra vez. En este artículo hablaremos de cómo eliminarlas desde la perspectiva de una ortodoncista.

Las llagas son muy molestas, pican y obligan al niño a adoptar posturas raras con la boca al comer. Al tener una llaga, es común morderla sin querer, ampliando la herida y alargando el tiempo en el que está presente. Los medicamentos que se usan para curarlas producen más picor y hacen que los niños duerman mal.

La pregunta es: ¿por qué aparecen tantas llagas en la boca? Hay muchos motivos relacionados con el pH de la boca o problemas estomacales, pero, en nuestra experiencia como ortodoncistas, podemos decirte que hay una causa directamente relacionada con sus dientes, con las maloclusiones y su mandíbula.

dientes salidos hacia afuera

Una mala alineación dental favorece la aparición de llagas

Si los dientes de tu hijo o hija no están alineados, en su sitio y emplazados correctamente en la boca, se hará heridas con ellos al cerrar la boca o masticar. Hay varios casos en los que las llagas aparecen mucho en estos casos. Si tu hijo tiene apiñamiento o apiñamiento severo, alguno de sus dientes se desplazará hacia delante, y se hará pequeños cortes.

Si la arcada superior o la inferior tiene las piezas dentales adelantadas, también sucederá esto. El problema con las llagas es que no son solo molestas, también afectan al ánimo. Al doler al hablar, tragar saliva o comer, y si se repiten una y otra vez y no desaparecen, tu hijo estará más molesto e irritable.

Además, todos estos problemas con los dientes van a más. Un apiñamiento va a más, por ejemplo, porque los dientes están en constante movimiento. La forma de solucionar esta cuestión es venir a visitarnos a nuestra clínica de ortodoncia en Valencia, le haremos un diagnóstico y un tratamiento para que las llagas desaparezcan alineando su mordida.

Comentar

Idioma:

Trabaja con nosotros