Cuando somos padres, y vemos aparecer los dientes en nuestros hijos, ya estamos pensando en cuándo llevarlos al dentista, cuándo es la edad más recomendable y, también, cómo podemos abaratar dinero en la más que posible ortodoncia que habrá que ponerles.

Todas estas dudas están relacionados. Cuánto antes lo lleves al dentista, antes se podrá actuar sobre los dientes, y la prevención, en ortodoncia y en cualquier campo de la salud dental, siempre es más barato que la actuación correctiva.

En nuestro centro dental en Sabadell somos especialistas en ortodoncia preventiva. Es decir, nosotros actuamos sobre la futura erupción de los dientes definitivos a través de la observación de los dientes de leche. Los dientes de leche son los ‘teloneros’ de los definitivos. Abren camino, preparan el terreno, luego se caen y salen los dientes definitivos.

Los cuatro años es una buena edad para el primer control odontológico

Lo que hacemos con ortodoncia preventiva es, a partir de los cinco años, colocar una ortodoncia incluso cuando todos los dientes de leche aún no han caído. De esa forma, guiamos a los dientes definitivos a su sitio. Esta técnica supone un tremendo ahorro en relación a futuros tratamientos de ortodoncia, no es correctiva, sino preventiva, por lo que genera muchísimas menos molestias, y es mucho más natural.

Dicho esto, es muy recomendable no sobrepasar los cinco años para visitarnos y hacer el primer control odontológico. Lo recomendable es venir a los cuatro años, porque así también podremos daros recomendaciones del cepillado dental, buenas prácticas, uso del hilo y del limpiador interdental.

Parece muy prematuro esto de los cuatro años, pero, al hacerlo, tu hijo aprenderá la importancia de cuidar mejor sus dientes y podremos ver si, a través de la ortodoncia interceptiva temprana, no tendrá que ponerse brackets en el futuro.

Comentar

Idioma:

Trabaja con nosotros