Es normal. A veces cuesta enfrentarse a lo imprevisto.

 

En el desarrollo de los dientes, no hay dos patrones iguales. Lo que en un niño funciona, puede que en otro evolucione de diferente manera. 🦷

 

Por eso a veces puedes caer en la tentación de dejar para más adelante la revisión bucodental de tus hijos.

 

Que hayas pensado que si un diente sale un poco torcido, se puede esperar a arreglar más adelante cuando le salgan más piezas definitivas. 🤨

 

Sin embargo, como especialistas en odontopediatría, queremos contarte algo que puede serte útil: si se detecta a tiempo, es posible que la necesidad de tratamiento sea menor.

 

Las ventajas de una detección temprana son:

🟣 Cuanto antes se corrija, menos afectará al resto de la boca. Si solo es un diente, y se actúa pronto, el resto no tienen porqué verse afectados.

 

🟣 Los tratamientos suelen ser más sencillos, más cortos y más fáciles para todos.

 

🟣 También será más barato: un tratamiento puntual te ahorrará en el futuro tener que hacer uno más grande.

 

¿Hay algún inconveniente? Nosotros no le vemos ninguno. Y ya lo decían las abuelas, más vale prevenir que curar.

 

Además, los niños se lo pasan tan bien en Ziving que en ocasiones son ellos los que recuerdan a sus padres que toca volver. 👏🏼

 

Dinos, ¿hay algún otro motivo que te frene para venir las revisiones semestrales con tu peque?

Leave a Reply

Language

Work with us